Inconsciente o inspiración

Empecemos por unas pupilas dilatadas y humedecidas por el fulgor de la inspiración.
Pensemos ahora en un escalofrío excitante, en una corriente que necesita ser liberada, en un apetito feroz de papel y bolígrafo.
Continuemos por unas emociones indefinidas que confluyen en un clímax de mayor indefinición.
[Amago de lágrima] Cerremos los ojos.
[Puños y dientes apretados] Cojamos el papel.
Qué fluya el inconsciente.
Prosigamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s