CÍRCULO

Se puede palpar la atemporalidad de Madrid desde la azotea del Círculo. Aquel día la luz del Metrópolis no fue suficiente para calentarnos. El viento, gélido, nos devolvió a Gran Vía de inmediato, pero con las pupilas todavía clavadas en lo atemporal de la noche madrileña. Los años 20 en un abrir y cerrar de ojos, y, de repente, 2050. Habrán cambiado mucho las cosas para entonces, pero el faro de la capital seguirá guiando a los transeúntes perdidos por las oscuras callejuelas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s